Dr. Manuel Parras Rosa “Rector de la Universidad de Jaén”

Calidad, seguridad alimentaria y defensa de la autenticidad de los aceites de oliva

La tendencia mundial a incrementar la vigilancia del cumplimiento de los parámetros físico-químicos, organolépticos y de autenticidad de los aceites de oliva, incluso a endurecerlos, es una buena noticia para el futuro del sector oleícola provincial y lo es porque todo lo que vaya en la dirección de la mayor protección y defensa de los derechos de los consumidores, es bueno para los productores honestos.

Esta tendencia ha surgido como consecuencia de determinadas prácticas fraudulentas que han sido detectadas en determinados mercados, en los que se etiqueta como vírgenes extra aceites de oliva que no lo son, como ha ocurrido muy recientemente en España. En este contexto, la propia Comisión Europea, en el Plan de Acción del Sector del Aceite de Oliva de la Unión Europea, presentado el día 18 de junio de 2012, incorporaba un eje de actuación denominado “Calidad y controles”. En una línea semejante se enmarca el nuevo Estándar para el aceite de oliva australiano aprobado en el año 2011, no exento de polémica, así como la intención de los productores de California para que el Congreso de Estados Unidos apruebe una Marketing Order para los aceites de oliva, igualmente polémico, que imponga directrices más estrictas a la importación de aceites de oliva.

En esta misma línea han de enmarcarse las recomendaciones para exigir la utilización de envases no rellenables en los establecimientos del canal de hostelería, restauración y catering (HORECA). Esta recomendación, recogida en el mencionado documento de la Comisión Europea y en la Ley 5/2011, de 6 de octubre, del Olivar de Andalucía, de hacerse obligatoriedad, posibilitaría un acceso de los aceites de los productores con plenas garantías en estos establecimientos, lo que permitiría contar con un canal de comercialización más para los productores y, sobre todo, con un canal de promoción y educación al consumidor de extraordinaria importancia.

En definitiva, las dos medidas referidas son de gran calado para el desarrollo y modernización de la oleicultura. España y, sobre todo Andalucía y nuestra provincia, deben liderar la aplicación estricta de estas medidas si queremos que los aceites de oliva no sean percibidos como una mercancías (commodities) y sí como productos naturales, de calidad, seguros, saludables y de excelencia, sobre todo, los vírgenes extra, así como para que el sector oleícola sea considerado como un sector socialmente responsable. Manos a la obra.

 

Dr. Manuel Parras Rosa

Rector de la Universidad de Jaén

Juan Arévalo, Presidente del Grupo Ávolo

Más aceite, más calidad, más ventas, beneficios para todos

Jaén está a punto de dar un salto cualitativo y cuantitativo en nuestro quehacer con lo que es el oro verde (nuestro aceite de oliva). No debemos tener ningún miedo a la cantidad de aceite que se produzca, aunque se multiplicase por cinco la cantidad de aceite que se produjese en el mundo, no será suficiente para satisfacer la futura demanda que crecerá exponencialmente en los próximos 20 años.

Otros muchos países se incorporarán a producir, pero nosotros tenemos la ventaja de haber trabajado sobre la calidad. En este tema el que da la primera da dos veces. Hemos mejorado mucho y bien en la última década, ahora deberemos multiplicar por diez nuestros esfuerzos en la mejora de la misma, para diferenciar nuestro aceite de esa avalancha de producción que se fabricará en el mundo.

Sabemos del gran esfuerzo económico, social, tecnológico, etc. para dar este gran salto, pero es imprescindible para situar a nuestra provincia como referente del mundo del aceite de calidad, no existe otro camino.

Las ventas de nuestro aceite también se incrementarán sustancialmente en las próximas dos décadas, en las que deberemos concentrar nuestra atención en el MIX de producto (fabricar aceites de muy diferentes calidades y precios) para así satisfacer las diferentes demandas ajustadas al paladar de nuestros clientes.

Este proceso ya lo realizaron los bodegueros del vino en las últimas dos décadas en el que añadieron las transparencias en el etiquetado del producto, contando las mezclas realizadas y cómo, cuándo, con qué uvas y en qué tiempo las realizaban.

La próxima generación de jiennenses producirá más aceite, con mayor calidad y lo venderá casi en su totalidad envasado, así conseguiremos más beneficios para todos.

Luis Carlos García Sánchez, Presidente de Ferias Jaén, S.A.

la mayor cita mundial del aceite de oliva

El próximo mes de mayo Jaén acoge en el Recinto Provincial de Ferias y Congresos la decimosexta edición de Expoliva, la mayor cita mundial del aceite de oliva e industrias afines, que cada dos años recala en la provincia de Jaén con el objetivo último de mostrar las últimas tendencias, innovaciones tecnológicas y de procesos, así como de la elaboración y extracción de la mayor riqueza que tenemos en nuestra tierra: el aceite de oliva. Y es que no debemos olvidar que uno de cada cuatro litros de “oro verde” generados en la Unión Europea se produce en la provincia de Jaén y que la mitad de la producción del aceite de oliva que se obtiene en España proviene de Jaén.

Esta feria, dedicada al sector del olivar y del aceite de oliva, tuvo su primera edición en 1983, y desde entonces, su crecimiento ha sido espectacular tanto en medios, espacio físico, repercusión económica y visitantes profesionales, que la hacen posicionarse como el punto de referencia del sector. Y es que si tienes algo que decir en el mundo del aceite de oliva, no puedes faltar a Expoliva 2013.

En la pasada edición de Expoliva contamos con expositores llegados de todos los rincones de España. Además, Expoliva 2011 reafirmó su carácter internacional con la presencia de más expositores de Europa, Asia, Sudamérica y el norte de África; como ejemplo, Alemania, Italia, EEUU, Marruecos, Portugal o Túnez, tuvieron una amplia representación. Además, es importante destacar que se dieron cita en Expoliva más de 1.000 visitantes procedentes de los cinco continentes, lo cual es fiel reflejo de la repercusión y proyección mundial que está teniendo el aceite de oliva en estos momentos.

También ocupó un lugar importante la celebración del XV Simposium Científico-Técnico de Expoliva y del III Salón de los Aceites, con representación de los mejores aceites del mundo.

Los más de 35.000 profesionales que en la anterior edición visitaron Expoliva son una muestra más del gran interés y entusiasmo que despierta esta feria. Casi el 60 % de las visitas que recibió fueron de profesionales, cifra, que en 2013 espera ser superada, confirmando de esta manera que Expoliva es el punto que une a los profesionales del sector. El gran volumen de negocio, que edición tras edición se supera, motiva aún más al sector del olivar a acudir a esta cita.

Desde la organización hemos querido hacer de esta edición de Expoliva, que se celebra del 8 al 11 de mayo, una de las más profesionales de las realizadas hasta la fecha. Es evidente que Expoliva es una feria eminentemente profesional, sin embargo, y debido a su gran magnitud, Expoliva se ha convertido también en un evento social de gran relevancia en nuestra provincia.

Es para nosotros primordial ir creciendo y alcanzar las expectativas que toda la provincia tiene puestas en esta feria, convirtiendo a Jaén durante cuatro días en el eje central de todo lo relacionado con el sector oleícola, como no podía ser menos, ya que la provincia de Jaén es la capital mundial del aceite de oliva.

José Luis García-Lomas, Presidente de la Caja Rural de Jaén

Caja rural de jaén, una entidad vinculada al olivar

El sector del olivar en nuestra provincia pasa por una complicada coyuntura, la caída de los precios de los graneles, y las escasas perspectivas de cosecha que se nos presenta esta campaña 2012/ 2013 motivan que desde Caja Rural de Jaén dupliquemos nuestros constantes esfuerzos en apoyar a todos los integrantes del sector en todas las actividades y necesidades relacionadas con la producción y comercialización del aceite de oliva.

Caja Rural ha desarrollado productos financieros específicos para la financiación de olivareros, cooperativas y almazaras, ha desarrollado alianzas con proveedores de maquinaria que faciliten a nuestros agricultores el acceso a la modernización de las labores y su consecuente abaratamiento.

En este mismo sentido, nuestra institución ha puesto a disposición de nuestros productores una línea de avales para facilitar el acceso y tramitación de las subvenciones de organismos públicos al sector olivarero, en el que nuestra provincia tiene un papel  protagonista.

Desde nuestra institución fomentamos la formación de nuestros olivareros, mediante iniciativas de apoyo a la divulgación de técnicas de cultivo, cosecha, molturación y almacenamiento; atendiendo al ciclo completo de producción en aras de mejorar constantemente la calidad del producto base de nuestra economía, como es el aceite de oliva.

Caja Rural está presente en las actividades de modernización del cultivo del olivo financiando la instalación de sistemas de riego en las explotaciones agrícolas, las reconversiones a plantaciones de olivar intensivo, la modernización de las instalaciones de nuestras cooperativas y almazaras y comunidades de regantes. En resumen,  prestamos un apoyo constante a todos los actores de este sector vital para el desarrollo y la riqueza de Jaén.

La comercialización de nuestro aceite es otra de las actividades clave a las que Caja Rural apoya, nuestras líneas de crédito a la exportación son el vehículo gracias al cual muchos productores exportan  con garantía, seguridad y facilidad su producto.

La vinculación de la entidad que represento al sector de olivar en la provincia de Jaén es antigua y profunda, de hecho es uno de los motivos de nuestra fundación y génesis. Esa vinculación es  a la vez actual y renovada constantemente, como demuestra una de nuestras últimas iniciativas; la construcción de nuestro centro financiero en Geolit, que alberga el Centro de Investigación y Desarrollo del Sector Oleícola que confiamos siga sirviendo, con el resto de Caja Rural, a los intereses de todos nuestros agricultores.

Inmaculada Herrador Lindes Directora de la Oficina Técnica de la Fundación, Estrategias para el desarrollo económico y social de la provincia de Jaén

Una estrategia para el aceite de oliva jiennense.

Jaén es líder mundial en la elaboración de aceite de oliva. En la campaña 2011-2012 se produjeron 681.790 Tm, el 42,25 por 100 del total nacional y más de un 22 por 100 de la producción mundial. Sin embargo, la provincia no ha sabido aprovechar al máximo esta fortaleza.

El pasado 7 de marzo se presentó el II Plan Estratégico para la provincia de Jaén, con el horizonte puesto en 2020. En el mismo se ha realizado un diagnóstico de la situación de partida en la que nos encontramos y se han consensuado 8 estrategias para lograr un objetivo de futuro común: Transformar a Jaén en una provincia industrialmente avanzada, económicamente dinámica, territorialmente equilibrada, socialmente solidaria, creativa culturalmente, comprometida con la educación, la investigación, la innovación y la sostenibilidad, baluarte y punto de referencia del aceite de oliva, del turismo interior y de la calidad ambiental.

Una de estas estrategias está centrada en hacer de Jaén el centro mundial del aceite de oliva. Para lograrlo se han trazado una serie de retos y objetivos estratégicos y se han diseñado 8 proyectos estructurantes, en los que se contemplan actuaciones destinadas a mejorar la calidad y la comercialización del aceite de oliva; a la profesionalización del sector y al fomento de la cultura empresarial; a la investigación sobre olivar, aceite de oliva y salud; a la mejora de los regadíos o al oleoturismo.

En el diseño de esta estrategia ha sido esencial la labor realizada por la comisión que se creó a tal efecto, plataforma de participación en la que han estado presentes más de 60 expertos y responsables de su implementación, y que próximamente se ocupará de debatir, incentivar, promover, impulsar y supervisar la realización de los proyectos sobre olivar y aceite de oliva recogidos en el II Plan Estratégico.

Si entre todos conseguimos que se ejecuten los proyectos proyectados, que se dé respuesta a los retos identificados y que se alcancen los objetivos estratégicos consensuados, el aceite de oliva jiennense dará el salto cualitativo y cuantitativo al que aspiramos.

Ortega y Gasset decía que sólo cabe progresar cuando se piensa en grande y que sólo es posible avanzar cuando se mira lejos. Pensemos en grande, pues, y miremos lejos para hacer de Jaén el centro mundial del aceite de oliva.

Antonio Luque Luque, Director General de Hojiblanca S.Coop.And.

Luces y sombras para el olivar

En las últimas semanas, en los últimos meses, en los últimos años, los olivareros estamos viviendo momentos críticos, situaciones que se suelen dar cuando se está produciendo una gran transformación en un sector.

Después de precios bajos durante tres campañas, el precio ha repuntado por las previsiones de mala cosecha, pero vendrán años mejores, y si le hacemos caso a las previsiones de la Unión Europea, vamos a tener medias de 1.800.000t. O sea que buscamos salida a esa producción, o nos organizamos mejor, o los olivareros vamos a estructuras comerciales que sean capaces de afrontar estos retos, o seguiremos en el lamento continuo.

Los que vivimos de esto, las miles de familias de olivareros de Jaén empiezan a estar hartas de los intereses personales de la poca gente que lastra nuestro progreso: los que promueven periódicamente un escándalo sobre el aceite que es el hazmerreír de España; los que no nos ven capaces de liderar y gestionar empresas líderes envasadoras; los que no se fían o temen los avances o recelan por envidias; los que sólo consideran el virgen extra como un patrimonio suyo y único que sólo pueden calificar ellos, zumos naturales que para ser de una categoría superior tienen que superar la prueba del 7 haciendo que en Jaén no haya virgen extra; en definitiva, los que impiden que el olivar jienense siga generando riqueza en nuestros pueblos.

Todo estos son sombras, pero hay luces. Pese a todos estos problemas, estamos totalmente convencidos de que saldremos adelante. Hoy antes que mañana, el mayor comercializador mundial de aceites de oliva, Deoleo, estará gestionado por la mayoría de olivareros de Jaén, aquellos que pertenecen al Grupo Hojiblanca a los que se pueden sumar más, porque está abierto a seguir concentrando la oferta, a sumar más cooperativas, a unirse, desde siempre a otros grupos productores. La inseguridad jurídica que generan el método del panel de cata se acabará, poniendo fin a los escándalos. Conseguiremos llevar nuestro aceite a todo el mundo, tratando de obtener la máxima rentabilidad para nuestras explotaciones y seguiremos ahondando en el abaratamiento de costes.

No nos engañemos, tenemos más enemigos dentro que fuera, pero está más cerca el día en que el liderazgo de este sector tan vital esté en manos de los olivareros de Jaén.

Juan Luis Ávila Castro “Secretario general COAG-Jaén”

jaén, la peor parada en la reforma de la pac

Las tres campañas tan difíciles en cuanto a bajos precios que ha padecido el sector oleícola, la imparable subida de los inputs a los que están sometidos los olivareros (entre los que podemos citar la tarifa eléctrica, los fertilizantes o el gasóleo agrícola) y la elevada tasa de paro que sufre la provincia, unido a la reducción en la cosecha de aceituna para esta campaña 2012/13 de más de un 75 por ciento hacen que el actual borrador presentado por Bruselas para la reforma de la PAC se convierta en una auténtica bomba de relojería para la provincia de Jaén.

La provincia de Jaén viene recibiendo 370 millones de euros de ayudas asociadas al olivar dentro del Régimen de Pago Único, el 98 por ciento de las ayudas directas de la provincia. La ficha pasará a ser de 90 millones de euros, menos de la cuarta parte de las ayudas actuales si finalmente prospera este borrador. Este recorte en las ayudas supondrá un varapalo para la provincia del que no se podrá recuperar. Por eso, nos encontramos tremendamente preocupados, aunque consideramos que esta propuesta es negociable y esperamos que mejore. Pese a todo, mostramos nuestra sorpresa porque no exista un movimiento social dada la importancia que tiene esta reforma e incluso las Administraciones públicas –Consejería de Agricultura y Ministerio de Agricultura- se muestren tan tranquilas.

Éste es el motivo de que hagamos un llamamiento para hacer un frente común contra la actual propuesta de la reforma de la PAC, en el que se implique toda la sociedad, no solo el sector productor olivarero, ya que toda la provincia se va a ver perjudicada si esta reforma prospera.

Para mostrar nuestro frontal rechazo, hemos presentado tanto a la Diputación Provincial de Jaén y a todos los ayuntamientos de la provincia una moción contra esta propuesta tan lesiva para la provincia. Éste es nuestro punto de partida para una gran movilización social que sea consciente y luche contra esta reforma tan perjudicial para el sector del olivar, pero que también repercutirá en la economía de toda la provincia jiennense.

Agustín Rodríguez – Secretario general de la UPA en Jaén

el futuro del olivar pasa por la concentración, la comercialización y la apuesta por la calidad.

 

El olivar de Jaén tiene que apostar, decididamente, por la concentración de la oferta. Si queremos conseguir que este cultivo tenga futuro, no podemos seguir mirando para otro lado y permitir que las grandes superficies continúen mandando en la cadena de distribución. La venta a pérdidas, motivada por la política abusiva de esos grandes distribuidores, es una realidad. De ahí que el sector debe unirse en estructuras sólidas y fuertes, con dimensión y capacidad suficientes, para hablar de tú a tú a los cinco que compran. Actualmente, la crisis por la que atraviesa el olivar, con tres años por debajo de los costes de producción, tiene un claro origen, que no es otro que los bajos precios, irrisorios y tercermundistas, que nos pagan a los olivareros en origen. Por eso, UPA-Jaén insiste en la importancia de la concentración, en una línea en la que llevamos ya muchos años trabajando, con ilusión, pero también con resultados reales, como es la creación de Interóleo Picual Jaén, que se ha convertido en referente empresarial en la provincia y en el primer grupo comercializador de aceite de oliva.

Cierto es que no podemos dejar pasar la oportunidad que nos brindan los dos anteproyectos de Ley que el Gobierno ha puesto encima de la mesa. El primero, el de la Cadena Alimentaria, para regular la cadena de valor y que todo el mundo tenga un precio justo y que los beneficios se repartan entre todos. El segundo, el de Fomento de la Integración, tiene que ir encaminado a ofrecer un auténtico empujón a esa unión de la oferta y a esa concentración en la venta de nuestro producto para recuperar precio.

Pero tampoco podemos olvidarnos de la importancia que tiene la negociación de la futura reforma de la Política Agraria Común. A nadie se le escapa que la única política común europea, que es la agrícola, necesita de un presupuesto suficiente para asegurar la actividad agraria y ganadera que nos permitan seguir produciendo en cantidad y calidad para alimentar a todos los países. El radical descenso de 25.000 millones de euros en el presupuesto es un auténtico mazazo a las expectativas de los olivareros jiennenses y andaluces, por cuanto el campo será el que más sufra los recortes. No podemos permitirnos el lujo de que se produzcan trasvases de ayudas de hectáreas productivas, donde el agricultor y el ganadero profesional viven de su cultivo y de su explotación, la gran mayoría pequeñas, a otras hectáreas no productivas, de eriales y dehesas. Tenemos que estar muy vigilantes para que eso no ocurra, al igual que impedir que se produzcan trasvases de ayudas de unos territorios a otros.

Pero también es obligatorio que se pongan en marcha mecanismos básicos de regulación del mercado que permitan, de una vez por todas, atajar la persistente crisis de precios que está hundiendo nuestras explotaciones. Algo que no está recogido en el borrador presentado por el comisario Dacian Ciolos. En esa línea, UPA lleva proponiendo hace tiempo, y está incluido en un documento de medidas aprobado por la Junta de Andalucía y el Ministerio, el establecimiento de un Código de Buenas Prácticas comerciales que permita frenar la política abusiva de la gran distribución; el impulso de las interprofesionales para que puedan conveniar precios mínimos ligados a los costes medios de producción, al menos en situaciones de crisis; y la puesta en marcha de contratos tipo para corregir el desequilibrio en la conformación de los precios de la cadena alimentaria. La unión de todas las organizaciones agrarias y de los Gobiernos nacional y autonómico son más que nunca necesarias para que todo salga bien, ya que nos jugamos el futuro del campo.

Luis Carlos Valero – Gerente y portavoz de ASAJA-Jaén

El olivar tiene que ganarse su futuro

Finales de 2012. Después de más de tres años vendiendo aceite muy por debajo del umbral de la rentabilidad, el sector olivarero alcanza al fin buenos precios. Buenos en un panorama tan desfavorable para el olivar que el hecho de que se haya incrementado el coste del producto en origen no muestra sino una crítica realidad, que el precio del aceite ha subido, pero por la peor de las causas y en el peor de los momentos. La escasez de la presente cosecha, confirmada en el campo jienense y español en general y por el aforo oficial es el único motivo de este incremento.

Lejos de centrarse únicamente en cómo aprovechar esta subida puntual y coyuntural del precio, el olivarero debe pensar que habrá buenas cosechas futuras y que obtener un beneficio cuando el aceite sea abundante debe de ser su objetivo. Apostar por el sector a medio y largo plazo a través de planes de modernización es la opción que ASAJA-Jaén propone desde hace años, mucho tiempo antes de que la buena oferta de aceite tirara el precio por los suelos. Nuestro olivar está abocado a sufrir planes de modernización y reconversión en los próximos años para poder hacerse competitivo frente a las nuevas plantaciones de la UE y del resto países o ciudades españolas. No nos queda otra. Las fronteras son cada vez más transparentes y, por tanto, esta competitividad será también internacional. En las provincias aledañas a Jaén ya vemos nuevas plantaciones de olivares intensivos y superintensivos que crecen cada año. Producen más y más barato, claves para que el agricultor obtenga una buena renta con menores gastos. Sus dueños sí cuentan con un olivar rentable y competitivo.

Jaén, provincia hegemónica en producción de aceite de oliva no puede dejar de serlo. Se debe despertar ya del adormecimiento que está sufriendo nuestro olivar, quizá causado por el hecho de tener derechos históricos de producción acumulados a través del anterior sistema de cobro de la subvención. El peligro incipiente de una reforma profunda de la PAC debería ser más que suficiente para que todos los poderes públicos trabajasen urgentemente, con los olivareros al frente, con el fin de lograr conseguir que nuestro olivar se gane el futuro que tan necesario es para una provincia donde el predominio del monocultivo es la razón de ser de sí misma y de sus gentes.

Pablo Carazo Martínez de Anguita “Presidente de FAECA-Jaén”

Las cooperativas y el mercado del aceite

En Faeca-Jaén están federadas alrededor de 160 cooperativas, dedicadas a la producción de aceite,  en su gran mayoría se trata de empresas que destacan en el ámbito territorial en que se encuentran, debido al volumen de facturación, creación de empleo y la importante labor social que desarrollan contribuyendo decisivamente a la fijación de la población al territorio y a una mayor equidad  en la distribución de la renta. Son pocos los habitantes de  pueblos y ciudades de esta provincia, que no son socios de alguna cooperativa.

La organización de los productores alrededor del sistema cooperativo gozó de un enorme desarrollo durante los años cincuenta y sesenta del siglo pasado, constituyendo desde entonces un arma poderosa que ha contribuido muy positivamente en el desarrollo económico y social de esta provincia.

Actualmente, cincuenta o sesenta años después de la constitución de la mayoría de las sociedades cooperativas que hoy existen  nos encontramos inmersos en una realidad muy distinta, a la que hay que dar respuesta desde el mundo cooperativo. En los últimos veinte años se ha hecho un gran esfuerzo encaminado a modernizar y hacer más competitivos nuestros procesos productivos, actualmente la gran mayoría de  las almazaras disponen de las últimas tecnologías que permiten producir un aceite de mayor calidad, a un menor costo, y almacenarlo en depósitos de calidad que permiten mantener la calidad durante más tiempo al disponer de unas mejores condiciones de conservación.

En estos años se han llevado a cabo multitud de cursos de formación para empleados, administrativos, gerentes, maestros de almazara, consejos rectores, etc., que han mejorado, y siguen mejorando, notablemente la formación y consecuentemente la gestión de nuestras cooperativas.

No obstante, aún quedan muchas cosas por hacer, hemos avanzado en los sistemas de producción y calidad, pero continuamos estancados en la comercialización, las palabras mágicas cuando hablamos de mercados son: “ integración cooperativa”, es imposible sin dimensión competir con los grandes operadores de mercado, tanto en la venta a granel como en el aceite envasado, paralelamente habrá que desarrollar “mecanismos de ordenación de precios” verdaderamente eficaces y capaces de conseguir el objetivo de que éstos sean dignos y suficientes para el aceite y evitar que sufran grandes oscilaciones, que a medio plazo  perjudican en mayor o menor medida a todos los que intervenimos en el proceso.

En esas luchas estamos y otros las continuarán hasta que finalmente se consigan los objetivos, que deseamos sea lo antes posible en beneficio de este sufrido sector.