La directora general de Desarrollo Rural, Innovación y Política Forestal, Isabel Bombal, subrayó ayer la importancia del regadío en España. Por ello, señaló, una política de regadíos sostenible tiene carácter prioritario, con una coordinación efectiva entre los actores públicos y privados, que permita una gestión del agua eficiente y equitativa.

Isabel Bombal, que inauguró, junto con el director general del Agua del Ministerio de Transición Ecológica, Manuel Menéndez, un Taller sobre Agua y Agricultura, en el marco del Grupo de Trabajo de Agua y Agricultura de la Comisión Europea, valoró la celebración de este foro que reúne a expertos de varios Estados miembros y de organizaciones internacionales, como ejemplo de colaboración conjunta entre todas las administraciones, tanto europeas como nacionales, con responsabilidad en la gestión y uso del agua.

También destacó los temas objeto de debate en el Taller, que abarcan desde las sinergias en el sector de la agricultura y el cumplimiento de la Directiva Marco de Agua, las soluciones técnicas innovadoras como el uso de satélites o riego de precisión, la recuperación de los costes o reutilización del agua y el fomento del uso de agua procedente de fuentes no convencionales, regeneradas o procedentes de la desalación.

En esta línea, la directora general resaltó la importancia de la planificación, la coordinación, la innovación y las nuevas tecnologías en la configuración del regadío sostenible. También ha puesto en valor las actuaciones de modernización de regadíos, que suponen una mejora en las redes de distribución, haciendo posible el desarrollo e implementación de tecnologías de riego más eficientes, con sistemas de control que evalúan las necesidades de agua de los cultivos en tiempo real. 

Unas actuaciones, señaló, de gran repercusión desde el punto de vista ambiental y social, ya que la mejora de los regadíos incrementa su sostenibilidad, reduce en uso de recursos hídricos, controla mejor el abonado y repercute en la creación de empleos de mejor calidad. En esta línea ha subrayado la importancia de instrumentos como el sistema de información agroclimática de regadíos (SIAR), impulsado por el Ministerio desde hace 20 años y que contribuye a conseguir un regadío eficiente y tecnificado.

Para finalizar, se refirió a la importancia de asegurar la financiación de regadíos eficientes y sostenibles a través de la política agraria común (PAC), que se está gestando de cara al siguiente periodo de programación (2021-2027).

Entradas recomendadas