El Centro de Interpretación Olivar y Aceite acogió recientemente la presentación, cata y degustación de los AOVEs que esta campaña comercializa Quinta San José, una familia que lleva trabajando y cuidando el olivar cinco generaciones. Su olivar se encuentra en el término municipal de Linares, concretamente se ubica en la Finca San José, que da nombre al aceite.

 

Previamente a la presentación del zumo de aceituna la gerente del Centro de Interpretación, Soledad Román, hizo una pequeña introducción a los asistentes acerca de las clases y variedades de aceite de oliva que pueden encontrar en el mercado, ya que es fundamental diferenciarlas para entender cuáles son sus propiedades y sus bondades.

 

Una vez concluida la introducción Marife Bruque,  responsable de Finca San José, explicó a los asistentes parte de la historia de su aceite, perteneciente a una empresa familiar que elabora aceite de oliva virgen extra de extracción temprana. En concreto, para esta campaña han seleccionado los olivares centenarios que se encuentran en la finca, lanzando al mercado dos variedades, un aceite de oliva virgen extra de la variedad picual y un coupage compuesto por las variedades picual y arbequina.

 

Unos aceites cuya elaboración ha dirigido Anuncia Carpio. Aceites premium que fueron elaborados a principios de mes, cuya recogida y molturación se realizó el mismo día, mediante proceso de extracción en frío, que si bien reduce la rentabilidad, mantiene y potencia todos los atributos y componentes positivos del aceite de oliva virgen extra, subrayó la responsable de Quinta San José.

 

Asimismo Marife Bruque compartió con los asistentes la iniciativa en la que su familia participa  con el objetivo de recuperar la fauna y flora autóctona del olivar. Se trata del proyecto “Olivares Vivos” financiado por la Comisión Europea y cofinanciado por la Fundación Patrimonio Comunal Olivarero y la Asociación Interprofesional del Aceite de Oliva Español, coordinado por SEO BirdLife y que cuenta con la participación como socios de la Diputación Provincial de Jaén, la Universidad de Jaén y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Iniciativa creada para incrementar la rentabilidad del olivar a partir de la recuperación de su biodiversidad. El proyecto “Olivares Vivos” propone una serie de actuaciones para la restauración del olivar y su biodiversidad, relacionadas con el manejo de cubiertas herbáceas, plantación de diversas especies arbóreas, arbustivas y herbáceas y la creación de elementos funcionales para albergar fauna como las instalación de cajas nido, bebederos o charcas.

 

En cuanto al etiquetado de su producto se refiere, Bruque explicó que al ser la naturaleza y en concreto el olivar un espacio vivo sus etiquetas han de recoger esa vida, por ello cada año cambian su diseño. En esta campaña, como en las anteriores, el diseño de las mismas ha corrido a cargo del artista Antonio Roa, admirado en la provincia de Jaén por el color y expresividad que confiere a sus obras, y por destacar en ellas el olivar, siendo el rojo el color elegido para ellos, pues como afirma Roa “sus olivos rojos representan el corazón de los jiennenses que durante siglos han mimado y cuidado los olivares”. Así, en su etiqueta no falta el olivo rojo pero en esta ocasión ha querido homenajear a la mujer, “tanto a las que antaño recogían los suelos como a las que hoy en día son empresarias y luchadoras a diario por poner en valor la cultura del aceite y del olivar. Etiquetas que dotan de fuerza y carácter a unos aceites, y que los hacen más atractivos para el consumidor”, señala un comunicado.

 

En cuanto a su cata, la variedad picual destaca por los aromas verdes, como hierba recién cortada, plantas aromáticas, tomatera o frutas frescas como la manzana verde, equilibrado con un frutado intenso. Mientras que el coupage recuerda a tomatera con notas algo más maduras como manzana y plátano. En boca es muy equilibrado complementándose las notas verdes del picual con los toques maduros de la arbequina. Muy suave en amargo y algo más picante, en general se puede decir que está bien estructurado.

 

Además de catar las dos variedades de aceite de oliva virgen extra que comercializa Quinta San José los asistentes pudieron degustar dos tapas elaboradas por el chef Juan Carlos Trujillo, del restaurante Canela en Rama de Linares. El chef rompió una lanza a favor del aceite de oliva virgen extra poniendo un ejemplo muy gráfico: “yo durante cuarenta y dos días he desayunado tostadas en mi casa con un envase de 500 ml. de Quinta San José, por tanto los AOVEs no son caros, hay que saber dosificarlos”.

Entradas recomendadas