El 51,7% de los consumidores no sabe que el aceite de oliva ayuda a controlar el colesterol. De ellos, el 42,5% considera que el consumo de este producto no tiene ninguna incidencia sobre el colesterol, e incluso un 9,2% cree que el aceite de oliva es perjudicial y contribuye a aumentar los niveles de colesterol en las personas que lo padecen. Así se desprende de una encuesta realizada por Carbonell en el mes de febrero y cuyos resultados reflejan el relativo conocimiento que el consumidor español tiene de los beneficios que aporta el aceite de oliva a la salud; y ello a pesar de que el 84% valora el aceite de oliva como la grasa más saludable.

 

Las creencias equivocadas sobre el aceite de oliva llevan incluso a un 6% de los encuestados a desaconsejar el consumo de aceite de oliva a las personas que tienen el colesterol alto. Esta opinión contradice lo que, durante años, afirman los expertos, tanto médicos como científicos que, en multitud de estudios, han certificado las bondades del aceite de oliva para la salud. De hecho, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria ha concluido que el ácido oleico (que constituye el 80% del aceite de oliva) ayuda a mantener niveles normales de colesterol en sangre cuando sustituye a las grasas saturadas de la dieta. Por lo tanto, el consumo regular de aceite de oliva puede ayudar a controlar el nivel de colesterol total y de colesterol LDL (el llamado colesterol “malo”), que es factor de riesgo primario de enfermedad cardiovascular.

 

Otra conclusión sorprendente de la encuesta es que casi un 10% piensa que el aceite de oliva es perjudicial si se consume en exceso. De hecho, un 36% cree que el aceite de oliva es bueno para la salud solo si no se toma más de una cucharada al día. Una dieta equilibrada debe contener vitaminas, minerales, proteínas, hidratos de carbono y grasas. Las grasas son imprescindibles para vivir y deben representar alrededor del 30% de la ingesta calórica total. Para una dieta de 2.000 kilocalorías al día, un aporte adecuado de grasa estaría en torno a los 70 gramos. Además, en las grasas están presentes las vitaminas liposolubles A, D, E y K, también esenciales para una vida sana.

Entradas recomendadas