Una cosecha de aceite de oliva con expectativas a la baja

Veníamos de una cosecha de aceituna que para nada ha sido mala (media con tendencia al alza, cerca de 1,5 millones de toneladas de aceites de oliva en España) y vamos a por otra, la de la venidera campaña oleícola 2022/2023, con expectativas de producción que se han visto truncadas muy a la baja, aunque sea prematuro y aventurado todavía emitir juicios de valor con un mínimo sostén argumental de credibilidad y solvencia, porque estamos en los albores de un proceso que aún tiene un largo recorrido con la evolución del verano y las primeras semanas del otoño. Pero ya el decorado invita a pensar que puede ser baja sin paliativos.

Los 66 millones de olivos de Jaén pintan mal sus ramas del preciado fruto, en líneas generales, o no tan bien como sería deseable por los contratiempos y desarreglos producidos en la crucial etapa de la floración, polinización y cuajado del fruto, desarrollada entre finales de abril y este mes de junio. El estrés hídrico del olivar, los episodios de lluvias durante este ciclo vital y, sobre todo, las altas temperaturas, con olas de calor intensas y extraordinarias, han supuesto un calvario para el olivo, pese a que es un árbol muy agradecido y resistente prácticamente a todo; por lo que, salvo error de bulto en las apreciaciones de campo, van a dar al traste con lo que un principio pintaba bien y tenía un buen aroma, la misma que el olor que desprenden los buenos zumos naturales de aceituna de la cosecha temprana.  

San Juan y los días finales de este mes de junio constituyen el primer test medianamente fiable para hacer pronósticos con un mínimo de fundamento, un termómetro serio sobre el  que hacer una primera medición en las estimaciones, o mejor dicho una primera y rigurosa aproximación de cómo viene la cosecha, de cómo viste el olivo, cómo está el árbol y cómo puede quedar hasta tanto llega la hora de la verdad de la recolección en esa prodigiosa alianza que conforma la naturaleza y el olivarero. Y luego, ya a finales de septiembre, será la hora del avance de cosecha (aforo) de la Consejería de Agricultura que arrojará, con la experiencia y el oficio del equipo redactor, un poco más de luz sobre la cantidad de aceite de oliva que tiene el olivo y con qué rendimiento graso.  

Por eso, con la prudencia que aconsejan los tiempos y la necesaria cautela de un producto condicionado siempre por la meteorología, Oleum Xauen ha realizado un muestreo con los que suelen estar a pie de campo, con los que pisan la cubierta vegetal, al objeto de pulsar sus puntos de vista sobre cómo está el olivar actualmente y cómo se podría sustanciar en términos cuantitativos una vez que concluya la recogida del fruto, allá por el próximo mes de marzo. Ya les anticipo, en cualquier caso, que hay poco optimismo y que hay unanimidad en que la próxima campaña será inferior en términos de cantidad respecto a ésta que ya enfila su recta final. Y una cosa conviene dejar clara; las estimaciones y sensaciones, pronósticos son; y las cifras finales de producción, el balance definitivo de la AICA, es el que realmente cuenta.

José Antonio Jiménez, de Oleícola San Francisco (Esencial Olive) de Begíjar con sede social en Baeza, recuerda que había “una muestra estupenda en primavera”, pero los peores presagios por las olas de calor se han cumplido, por lo que la merma es manifiesta. Por eso califica de “complicada” la situación  y en este sentido barrunta “un otoño complicado” también por el incremento de los costes de producción. Por su parte, el consultor estratégico Juan Vilar no se anda por las ramas y va al grano: “Habrá 1,2 millones de toneladas o 1,3, como mucho”.

El director de la Asociación Española de Municipios del Olivo (AEMO), José María Penco,  cree que la cosecha tendrá la calificación de “media-baja” y considera aventurado dar cifras hasta ver la evolución del fruto. Sí tiene claro que será muy inferior a la pasada cosecha y habrá que esperar la media del rendimiento. Mientras, el presidente de la cooperativa San Vicente de Mogón, José Gilabert, tampoco se anda con paños calientes: “la cosecha es muy mala, de las más bajas de los últimos años, al menos en lo que yo conozco. Nuestras estimaciones más optimistas no llegan al cuarenta por ciento de la pasada campaña, y eso sin que el verano se alargue mucho”.

“No hay motivos para ser optimistas”, proclama Cristóbal Cano, el secretario de la UPA en Andalucía, quien alude a la sequía y a las altas temperaturas como causas del descenso que se espera al no haberse completado con normalidad todo el proceso de floración y cuajado por la incidencia de los golpes de calor y el agua caída en las jornadas de floración, que ha hecho mella en el olivar. Y aunque reconoce que aún es pronto, sí tiene meridianamente claro que la cosecha será inferior en Jaén y en España.

Similar valoración aporta el secretario de la GOAG en Jaén, Juan Luis Ávila, que alerta que la cosecha puede ser “la más baja de los últimos diez años”. Advierte que es “un año difícil” y que la merma se observa en prácticamente en todas las tipologías del olivar y en muchas zonas. El gerente de Interóleo, Esteban Momblán, cree que hay que esperar la evolución del fruto, aunque no esconde que “la situación pinta mal, aunque sea pronto”, pero tiene claro que habrá menos producción y habrá que ver qué cifra alcanzan los rendimientos grasos.

Francisco García, de la almazara Fertínez de Ibros, admite que el cuajado no ha sido el mejor posible, por lo que augura que es difícil que el olivar aguante bien sin las ansiadas precipitaciones. “La cosecha puede ser una de las más bajas de los últimos años”, subraya, para agregar que todas las tipologías de olivar están sufriendo las duras consecuencias de la meteorología. Por ello, vaticina que viene una campaña “corta” en España y en muchos países de la cuenca mediterránea.

Santiago Bañón, de Profesionales de la Agricultura y Ganadería (PAG) y propietario de Aceites Bañón, dice que “no me huele bien” la próxima cosecha porque el calor ha tirado mucha flor, por lo que aventura, en  el mejor de los casos, 1,1 millones de toneladas de aceites de oliva en España. Entre tanto, Juan Antonio Tello, de Laboratorio Tello, entiende que es pronto para emitir un juicio de valor sobre la previsión de cosecha, aunque no descarta una horquilla de 1,2 y 1,3 millones de toneladas, cifras que están condicionadas a la aparición o no de las lluvias, así como a los regadíos.

Francisco Vañó, el director general de Castillo de Canena, está seguro que la cosecha será menor que la actual. Le adjudica la consideración de media o media-baja porque el calor de mayo frustró el cuaje de muchas flores, además de la prolongada sequía que se arrastra, factor que tampoco ayuda. “Si llegamos a 1,3 millones de toneladas seremos afortunados. Desgraciadamente, soy pesimista”, anticipa. Palabras con las que coincide Pedro Melgarejo, de Aceites Melgarejo, quien asegura que habrá menos de media cosecha, aunque objeta que es pronto para una evaluación con cierto rigor en la producción final. “Las perspectivas son poco halagüeñas, el olivo tiene pocos recursos y estamos ante una campaña de dudoso futuro”, afirma.

El director técnico de la cooperativa Nuestra Señora de los Remedios (Oro de Canava), Bernardo Moya,  se suma a la lista de los que indica que la cosecha no pinta nada bien. Por lo que él más conoce y ha visto, asegura una estimación de media-baja en la zona norte de Mágina y en la parte sur de La Loma, y muy dispares por zonas y en explotaciones. Aconseja observar la evolución en verano y ver si el olivo aguanta bien las temperaturas estivales. “Todo apunta a una mala cosecha”, sostiene.

Antonio Quel, el presidente de la cooperativa San Felipe Apóstol de Baeza (Balcón del Guadalquivir),  atisba una cosecha “bastante floja por cuanto los dos días de cuarenta grados en San Isidro se llevó bastante flor  y la siguiente ola de calor también ha sido negativa”, por lo que pronostica un treinta por ciento menos que en la pasada cosecha.

Por su parte, Joaquín Morillo, del Grupo Oleícola Jaén de Baeza, no tiene duda de la “merma considerable” que ha provocado la sequía, por lo que su efecto más palpable será el de“una cosecha a la baja”, y eso reconociendo que hay zonas mejores y otras peores. “Lo que está claro es que va a haber más demanda que oferta”, por lo que habrá que estar pendientes a la evolución de los precios en el mercado de origen.

Mientras, el reconocido experto oleícola Marino Uceda avisa que “las noticias no son muy halagüeñas” en las zonas de olivar que ha visitado. “Hay zonas tempranas que están medio bien, y hay zonas un poco más tardías que parece que están bastante mal”.  El secretario de la IGP Aceite de Jaén, Miguel Soto, precisa que la cosecha será media-baja y que se situará en la órbita del millón de toneladas.  Jesús Sutil, el gerente de la DOP Sierra Mágina, avanza que la situación actual “pinta mal” como consecuencia de las olas de calor y de la sequía, por lo que presiente que la cosecha menguará respecto a la anterior.   

El gerente de la cooperativa El Alcázar, de Baeza, Francisco Aldarias, tampoco tiene la menor duda de que las previsiones pintan bastos, y espera que llueva en septiembre para amortiguar y contrarrestar los efectos perniciosos de la falta de precipitaciones en el campo.

El gerente de Cooperativas Agro-alimentarias de Jaén, Antonio Guzmán, se muestra seguro que la cosecha será inferior a la precedente y estará condicionada finalmente a que las lluvias hagan acto de presencia, pero reconoce que las perspectivas son “malas”, pronostico con el que coincide Salvador Pancorbo, el gerente de Oleocampo, quien vislumbra una “muy mala cosecha por Torredelcampo”.   

El Grupo de Investigación de Marketing de la UJA pedirá a la Interprofesional del Aceite de Oliva que financie un estudio sobre el consumo entre los “millennials”

El Grupo de Investigación de Marketing de la Universidad de Jaén (UJA) tiene previsto solicitar a la Interprofesional del Aceite de Oliva que financie un estudio sobre el consumo de la mejor y más saludable grasa vegetal entre los “millennials”, la generación de entre 24 y cuarenta años aproximadamente de los nacidos entre las décadas de los años ochenta y noventa. Un amplio segmento de la población que se caracteriza, principalmente, por ser muy digital, por estar hiperconectado y muy preparado en un mundo globalizado. 

El catedrático de Comercialización e Investigación de Mercados de la UJA, Manuel Parras, ha confirmado a Oleum Xauen, que con dicha solicitud y su posterior estudio  se quiere analizar el comportamiento que tienen los “millennials” respecto a los aceites de oliva por cuanto ha descendido su consumo en esta importante franja de población, al igual que lo ha hecho el mercado interno, en general, en los últimos años.

El Grupo Marketing UJA (Markuja) es un grupo multidisciplinar conformado por economistas y juristas de la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas de la Universidad de Jaén (UJA). Concretamente, del Departamento de Organización de Empresas, Marketing y Sociología, y del Departamento de Derecho Público y Derecho Privado Especial. Área de Derecho Mercantil. Su foco de atención principal es el sector oleícola, que es investigado desde distintas perspectivas, tanto desde la oferta como desde la demanda.

El V Encuentro de Olivicultores del Grupo Oleícola Jaén retomará su formato presencial el próximo 15 de septiembre

El 15 de septiembre se celebrará en la Institución Ferial de Jaén (IFEJA) el V Encuentro de Olivicultores del Grupo Oleícola Jaén – 40 aniversario “𝘈𝘨𝘶𝘢, 𝘪𝘯𝘯𝘰𝘷𝘢𝘤𝘪𝘰́𝘯 𝘺 𝘮𝘰𝘥𝘦𝘳𝘯𝘪𝘻𝘢𝘤𝘪𝘰́𝘯”. El ya conocido encuentro de Grupo Oleícola Jaén retoma así su formato presencial, que en su IV edición se celebró de forma virtual por motivos de la pandemia de la Covid-19. 

Como preámbulo a dicho encuentro, dentro del foro Innoagro de IFEJA, Grupo Oleícola Jaén ha celebrado un #Webinar online repasando algunos de los temas que se expondrán de una forma más amplia el 15 de septiembre. 

La mesa redonda estuvo presidida por Joaquín Morillo, director Operativo de Grupo Oleícola Jaén, moderada por Juan Vilar, CEO y fundador de Juan Vilar Consultores Estratégicos, y contó con ponentes con una amplia experiencia en el sector como Rosa Gallardo Cobos, directora de ETSIAM, Universidad de Córdoba; Andrés Espinosa, director comercial de Sensonomic, y Cristóbal Sánchez, delegado de Agromillora Group en Andalucía.

Un curso analiza las herramientas de Google para la gestión de las cooperativas Agro-alimentarias de Jaén

Cooperativas Agro-alimentarias de Jaén ha impartido un curso sobre las herramientas de Google para la gestión de las sociedades cooperativas de la provincia. La actividad se ha llevado a cabo en la Universidad Popular Municipal. En ella han colaborado la Universidad Popular de la ciudad y la Diputación.

Los contenidos que se han impartido a los asistentes al curso han sido en concreto gestión de comunicaciones internas y externas, gestión de la documentación, generación de espacios de información, y gestión de solicitudes, firmas, convocatorias y asambleas, así como gestión del tiempo y la productividad.

El profesor de la Universidad de Jaén Francisco Roca Rodríguez, instructor certificado de Google, ha sido quien ha impartido un curso que el gerente de Cooperativas Agro-alimentarias, Antonio Guzmán, ha calificado de importante y necesario para que prosiga la adaptación de las sociedades a las nuevas tecnologías, instrumentos que, según ha resaltado, repercuten beneficiosamente en la gestión de este sector.

La DO Sierra de Segura reconoce la calidad de sus AOVEs con la entrega de los Premios Ardilla 2022

La Denominación de Origen Sierra de Segura ha entregado hoy los Premios Ardilla a los mejores Aceites de la campaña 2021/2022 en un evento que se ha celebrado en la iglesia de los Jesuitas de Segura de la Sierra.  El acto ha contado con la participación de la delegada de Agricultura en funciones de la Junta de Andalucía, Soledad Aranda; el diputado de Agricultura y Medio Ambiente de la Diputación Provincial de Jaén, Pedro Bruno; la alcaldesa de Segura de la Sierra, Esperanza Chinchilla; el presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Sierra de Segura, Ángel Sánchez; y el director de Zona de Caja Rural de Jaén, Fernando Pliego.

Los Premios Ardilla se otorgan de forma anual para reconocer el esfuerzo de agricultores y almazaras que producen los mejores aceites de la Sierra de Segura en cada campaña. Fuenroble, Oleaí Primer Día de Cosecha y Agrosegura han sido los ganadores de los Premios Ardilla 2022, ya que fueron seleccionados por un jurado de gran prestigio en una cata concurso celebrada en el campus de la Universidad de Jaén. El acto de entrega se organiza de forma conjunta con el Ayuntamiento de Segura de la Sierra y cuenta con el patrocinio de la Caja Rural de Jaén.

Soledad Aranda ha felicitado a los tres AOVEs premiados y ha abogado porque las administraciones trabajen juntas para promocionar el aceite de oliva de calidad. “La Sierra de Segura produce uno de los mejores aceites de la provincia de Jaén, por lo que estos premios son importantes para apostar por la calidad, que es el factor clave para llegar a nuevos consumidores y generar mayor renta para los olivareros”, ha señalado.

Por su parte, Pedro Bruno ha apostado por poner en valor las figuras de calidad como la DO Sierra de Segura, que realiza un gran trabajo para visibilizar los aceites de calidad segureños. “Estas figuras de calidad sirven para que el consumidor tenga claro que va adquirir un aceite de oliva de calidad y origen certificados”, ha incidido, a la vez que ha destacado la labor de la DOP “Sierra de Segura” para defender la peculiaridad de los aceites de oliva virgen extra que produce su olivar de montaña.

Además, Ángel Sánchez ha reivindicado la importancia de la Denominación de Origen para promocionar y otorgar un mayor valor añadido al producto y ha realizado un balance de la campaña 2021/2021. “La comarca de la Sierra de Segura ha producido 130 millones de kilos de aceituna, que han permitido elaborar 27 millones de kilos de aceite de oliva, con un rendimiento medio del 20%. Un 28% del total de aceite de oliva producido ha sido virgen extra”, ha apuntado.

Esperanza Chinchilla ha agradecido que el Consejo Regulador haya elegido un marco espectacular como la iglesia de los Jesuitas para acoger la entrega de los Premios Ardilla y ha querido reconocer el gran trabajo de los 8.000 agricultores amparado por la Denominación de Origen para producir el aceite de oliva de la mayor calidad. En su intervención, Fernando Pliego ha dejado claro que la Caja Rural de Jaén colabora en la promoción del aceite con DO Sierra de Segura para ayudar al desarrollo socioeconómico de la Sierra, una comarca en la que mantiene oficinas abiertas en todos sus municipios.

En este acto Plácido Pascual, jefe del Panel de Cata del Laboratorio Agroalimentario de Córdoba de la Junta de Andalucía también ha recibido el Premio al Embajador de la Ardilla para reconocer su implicación en la defensa del aceite de oliva de calidad.

También se ha hecho entrega de un nuevo galardón que se concede por primera vez, el Premio Ardilla “Maestro de Almazara”, que ha recaído en Pedro Antonio Mihi, responsable de la elaboración de aceite de oliva en la cooperativa “Nuestra Señora de la Asunción” de Orcera. La jornada se ha completado con la ponencia “Marketing de AOVE con Calidad Certificada”, impartida por Manuel Parras, catedrático de Comercialización e Investigación de Mercados de la Universidad de Jaén. En una brillante exposición, Parras ha explicado que pertenecer a una figura de calidad cuenta con numerosas ventajas, ya que el Aceite de Oliva Virgen Extra es la única categoría que ha crecido desde el año 2008, y ha abogado por profundizar en la promoción y el conocimiento del aceite de oliva de calidad entre los grupos de población que menos lo consumen, como los millenials. En las conclusiones, ha dejado claro que merece la pena estar en una DOP como Sierra de Segura, porque el precio de venta del aceite certificado es muy superior.

El estudio CordioPrev demuestra que la dieta mediterránea rica en aceite de oliva virgen extra reduce a la mitad el riesgo de una recaída en pacientes con afecciones cardiovasculares

La Interprofesional del Aceite de Oliva Español se ha marcado como objetivo prioritario establecer un diálogo con el colectivo de la salud, de tal forma que estos profesionales estén al día de los últimos descubrimientos en torno a los efectos sobre la salud de la dieta mediterránea, de la que los aceites de oliva son uno de sus pilares fundamentales.

Este empeño es el que ha llevado a esta organización a colaborar con instituciones tan prestigiosas como la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT), que acaba de celebrar el IX Seminario FINUT Alimentación, Nutrición y Salud, en el que se ha analizado el efecto de la dieta en dolencias como la apnea del sueño o la nutrición en
el tratamiento del cáncer de cuello uterino. También se ha presentado un estudio  pionero que ha analizado la capacidad de una dieta mediterránea rica en aceite de oliva virgen extra para prevenir la recaída en pacientes que han padecido accidentes cardiovasculares con anterioridad.

Se trata del conocido como estudio CordioPrev del que se publicaron sus resultados hace apenas un mes en la prestigiosa revista científica The Lancet. El encargado de analizar esos resultados para los cientos de profesionales que siguieron el seminario online fue el doctor Javier Delgado Lista, investigador del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC) y CIBEROBN, así como vicedecano de la Facultad de Medicina y Enfermería, Universidad de Córdoba.

El equipo de Medicina Interna del Hospital Universitario Reina Sofía (Córdoba) se planteó, hace más de dos décadas, saber más sobre el efecto de la dieta en la evolución de la salud de los pacientes de estas dolencias: “No sabíamos qué modelo de alimentación era el más adecuado para los pacientes que ya tenían una enfermedad cardiovascular. Queríamos evitar que esos enfermos volvieran a tener un nuevo episodio. Nos propusimos comparar dos modelos que son extraordinariamente cardiosaludables: uno rico en hidratos de carbono, pobre en grasas totales y en grasas animales, pobre en colesterol, que era el que la comunidad científica internacional preconizaba para tratar a estos pacientes en aquella época; y lo quisimos comparar con nuestro modelo tradicional de dieta mediterránea rica en aceite de oliva virgen extra, rica en grasa monoinsaturada”.

Desde octubre de 2009 hasta febrero de 2012 se reclutaron a 1.002 participantes del estudio, con una edad media de 59,5 años, y en su mayoría varones como reflejo de la proporción habitual de la enfermedad coronaria en la población española, de un 82,5%.

La dieta mediterránea se impone
Después de siete años, los resultados han confirmado la hipótesis de partida: “Cuando se comparaban estos dos modelos de alimentación, que son extraordinariamente saludables, uno era superior al otro. El modelo de alimentación mediterránea rico en aceite de oliva virgen extra reducía la probabilidad de tener un nuevo infarto agudo de miocardio, de tener un accidente cerebrovascular, de padecer un episodio de enfermedad arterial periférica, de ser revascularizado o de morir por causas cardiovasculares en un 26,6% al cabo de siete años, comparado con el otro modelo bajo en grasas, que, como hemos dicho, también es extraordinariamente saludable. Si no hubiéramos intervenido en la alimentación de estos 1.002 pacientes, la probabilidad de volver a sufrir un evento era del 33% en aquella época.

 Con la dieta baja en grasa se ha reducido a un 23%. Pero, es que con la dieta mediterránea rica en aceite de oliva virgen extra se ha reducido por debajo de un 17%. Hemos reducido, prácticamente a la mitad la expectativa de tener un nuevo evento”. Javier Delgado Lista destaca que los datos en varones han sido aún mejores: “En los hombres, la reducción del riesgo es aún mayor. Hay que tener en cuenta que los hombres tienen una mayor probabilidad de que se repita un evento, porque su enfermedad se adelanta en 10 años respecto a las mujeres”. A partir de este estudio, sus máximos responsables consideran que ha llegado el momento de adoptar un nuevo enfoque en la alimentación de estos pacientes:

“¿Qué ocurriría si aplicáramos estos resultados a la práctica médica? Tenemos que recordar que cada semana mueren en el mundo aproximadamente más de 300.000 personas por enfermedad cardiovascular. Entre el 30 y el 35% de todas las muertes. En España, según los datos del INE y del Ministerio de Sanidad se producen unos 53.000 infartos agudos no mortales. Si a estos pacientes les hubiésemos aplicado el modelo de intervención dietética con Dieta Mediterránea de CordioPrev a lo largo de siete años, hipotéticamente se podrían haber evitado hasta 530 infartos no mortales, 955 muertes cardiovasculares menos, 1.379 procedimientos de revascularización menos, 743 accidentes cerebrovasculares menos, 636 episodios de enfermedad arterial periférica menos y 1.167 muertos menos”.

Pieralisi organiza una jornada formativa en Jaén sobre cómo conjugar la calidad y la rentabilidad en la producción de grandes volúmenes de aceite de oliva

El Parador Nacional de Santa Catalina de Jaén ha acogido hoy una jornada formativa organizada por Pieralisi, en colaboración con el gruipo editorial Mercacei, sobre cómo conjugar la calidad y la rentabilidad en la producción de grandes volúmenes de aceite de oliva con el objetivo de garantizar la supervivencia del olivar tradicional.

En la actualidad, la provincia de Jaén en general y los territorios oleícolas dominados por el olivar tradicional en particular se hallan frente a una complicada encrucijada: si bien los precios de los graneles dificultan apostar por la elaboración de aceites de calidad, los sistemas intensivos y superintensivos, más eficientes y rentables, están adquiriendo una creciente importancia en el mapa oleícola mundial en términos de producción.

Sensible ante esta situación, Pieralisi, especialista en la fabricación de equipos para almazaras, pretende promover acciones que favorezcan la sensibilización por parte de las almazaras para adoptar estrategias efectivas en términos de rentabilidad y como herramientas de fijación de la población, puesto que de la respuesta del sector dependerá que en el futuro el olivar siga siendo fuente de riqueza en la provincia y permita aumentar la renta per cápita o bien que Jaén, corazón oleícola mundial, se vea abocada a un protagonismo cada vez menor en el sector tanto a nivel nacional como internacional. Una situación que también se extiende a todas las zonas productoras donde el olivar tradicional domina la forma de cultivo.

Programa

Las jornadas han contado con un amplio programa. Tras la recepción de los participantes y la inauguración oficial por parte de Pedro Bruno, diputado provincial de Agricultura, Ganadería, Medio Ambiente y Cambio Climático de la Diputación de Jaén, la jornada comenzó con la ponencia “La integración cooperativa como herramienta para el abaratamiento de costes”, a cargo de Antonio Ruz, gerente de la SCA San Roque de Arjonilla y miembro del Grupo Operativo GO-Olivar, orientado a la mejora de la rentabilidad del olivar tradicional.

Por su parte, Manuel Parras, presidente de la IGP Aceite de Jaén, ha disertado sobre “La estrategia de diferenciación y calidad certificada”, centrándose en el importante papel que juega este sello de calidad en el caso de aquellas almazaras que han decidido apostar de manera inequívoca por la diferenciación y la calidad como las mejores vías para asegurar la supervivencia y el éxito.

A continuación se celebró la mesa redonda “¿Cómo aunar calidad y producción de grandes volúmenes de aceite de oliva?”, presentada y moderada por Juan A. Peñamil, CEO de Grupo Editorial Mercacei, que contó con la participación de Francisco Vañó, director general de Castillo de Canena Olive Juice; Juan Antonio Parrilla, gerente de Picualia; Cristóbal Gallego, presidente de Grupo Jaencoop y de la SCA Nuestra Señora del Pilar (Villacarrillo); y Juan Gadeo, presidente de Grupo Interóleo y Oleocampo SCA (Torredelcampo).

Finalmente, Rodrigo Jaén, director general de Pieralisi España, fue el encargado de ofrecer las conclusiones y de clausurar la jornada.

Dcoop celebra su asamblea general de 2021, un año marcado por la recuperación

Con la participación de más de 200 representantes de cooperativas socias de Dcoop se han aprobado las cuentas anuales y el estado de información no financiera y se hizo un repaso por la actividad e inversiones que ha llevado a cabo la cooperativa agroalimentaria de segundo grado con el objetivo de comercializar la producción de las más de 75.000 familias socias.

Entre las líneas de trabajo del grupo están la apuesta por una mejor gestión del agua para el campo, el plan en defensa del olivarero tradicional, la apuesta por la certificación voluntaria de procesos en toda la cadena del aceite de oliva y el fomento por la incorporación de jóvenes y mujeres a los órganos cooperativos, en los que se enmarcan las jornadas MuYJoven.

Inversiones y actividad en 2021

En cada una de las secciones se trabaja para el desarrollo y la consolidación de sus productos en el mercado, siempre con la mirada puesta en la rentabilidad del agricultor y ganadero. Así, en leche de cabra se ha incorporado la cooperativa Los Filabres, en Almería, consolidando a Dcoop como productor de más del 12% de la producción nacional.

Asimismo, en este año se ha creado una nueva sección, la de Subproductos del Olivar, para gestionar el alperujo de una decena de cooperativas inicialmente y que cuenta con dos centros industriales: uno en Martos (Jaén) y otro en Osuna (Sevilla). Por su parte, la Sección Orujera ha ejecutado las inversiones previstas en el centro de Fuente de Piedra (Málaga).

En Cereales se ha creado una nueva división de ecológico y en Aceite continúan las buenas respuestas en los proyectos de envasado de Mercaóleo y Pompeian, una unión que nació en 2015 y que está consolidando así la posición de liderazgo en el mercado oleícola estadounidense con más del 20% de cuota de mercado en el virgen extra.

Cabe destacar también el incremento en la producción de frutos secos, donde las importantes ampliaciones e inversiones llevadas a cabo en Villarrubia (Córdoba) están recibiendo una gran cosecha de almendra, ascendiendo a 7.000 toneladas de grano, lo que se traduce en un equivalente superior al 5% de la cosecha nacional. Además, la nueva división de pistachos ha adquirido una industria transformadora en Villa del Río (Córdoba).

En Vino el proyecto de envasado ha cumplido con el plan marcado y continúa su desarrollo avanzando hacia la diversificación con la destilación. Por último, en Suministros, que alcanzó cifras máximas de facturación en el ejercicio pasado, hay que destacar la ampliación del equipo del Departamento Técnico Agrícola que cada vez tiene un contacto más directo con los agricultores y agricultoras con el fin de potenciar la calidad de sus producciones.

Firme apuesta por la sostenibilidad

Dcoop se ha adherido a Pacto Mundial de las Naciones Unidas, la mayor iniciativa de sostenibilidad corporativa del mundo. Adherirse a Pacto Mundial implica que Dcoop se compromete a alinear sus operaciones con Diez Principios universalmente aceptados en las áreas de derechos humanos, normas laborales, medioambiente y lucha contra la corrupción, y adoptar medidas en apoyo de los objetivos de las Naciones Unidas plasmados actualmente en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Por cuarto año consecutivo, Dcoop ha dado a conocer a la Asamblea su Informe de Sostenibilidad, que incorporan los datos del Estado de Información no Financiera a las cuentas anuales y la información comercial. En este reporte, que servirá como informe de progreso para Pacto Mundial, quedan reflejadas las acciones adoptadas por el Grupo en su contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU y, en especial, a los que se ha marcado como eje estratégico: trabajo decente y desarrollo económico (ODS 8), industria, innovación e infraestructuras (ODS 9), acción por el clima (ODS 13) y vida de ecosistemas terrestres (ODS 15).

Esta apuesta se traduce también en la comunicación con la idea asociada a Dcoop: cuidamos de las personas, cuidamos del medioambiente y cuidamos el medio rural.

Facturación

El patrimonio neto de la cooperativa asciende ya a 159,39 millones de euros, mientras que la facturación de la sociedad cooperativa ascendió a 1.021,16 millones de euros, un 12,5% más.

En cuanto a los datos de facturación, la sección de Aceite, con 561,84 millones de euros destaca por encima del resto de áreas en las que trabaja Dcoop, con un crecimiento de un 18,19% con respecto al año de la pandemia.

Es importante reseñar que la sección de Suministros batió récord en el ejercicio pasado, facturando 120,11 millones de euros, la mayor cifra desde su creación. Además, con respecto a 2020 ha supuesto un aumento del 26,65%.

En cuanto al vino, se facturó 66,95 millones de euros, seis más que en el año anterior, es decir, la subida fue cercana al 10%. En referencia a la sección Ganadera, que en Dcoop está integrada por la comercialización de piensos, varios tipos de ganado (porcino blanco, leche de cabra y vacuno de carne) y zoosanitarios, la facturación creció en 2021 cerca de un 1% (en 2020 fueron 112,63 millones de euros y en 2021, 113,66 millones). La sección de Industrialización de Leche de Cabra facturó 22,88 millones de euros. Por otra parte, la facturación en aceituna de mesa fue de 96,84 millones en la campaña 20/21.

También es relevante la sección de Frutos secos. De esta manera, en 2021 el volumen de negocio fue de 14,91 millones de euros frente a los 13,02 millones del año anterior, es decir, se ha producido un aumento del 14,51% en la facturación de este sector en el que Dcoop cuenta con almendras y, desde 2020, con pistachos. Además, se ha acometido la ampliación de la fábrica almendrera de Villarrubia y se ha potenciado el cultivo del pistacho.

Por último, las actividades de orujo y subproductos del olivar ascendieron el año pasado a 7,34 millones de euros y Cereales a 30,64 millones de euros.  

Asemesa pide al Rey y al presidente del Gobierno que aborden con Biden la supresión de los aranceles a la aceituna negra

La cumbre de la OTAN que acogerá Madrid los próximos 29 y 30 de junio constituye una “magnífica ocasión” para que EEUU y España busquen una salida a los aranceles que desde agosto de 2018 pesan sobre la aceituna negra española. Así lo cree la Asociación Española de Exportadores e Industriales e Aceitunas de Mesa (ASEMESA), que ha dirigido sendas cartas al Rey de España, Felipe VI, y al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, reclamándoles su “apoyo” en este litigio. 

Aprovechando la celebración en Madrid de esta cumbre, ASEMESA ha reclamado al Rey Felipe VI y al presidente Sánchez que aborden una solución al problema de la aceituna negra española en los encuentros bilaterales que mantendrán la semana próxima con el presidente de EE,UU, Joe Biden. “Ello sería lo razonable entre dos países unidos por una larga amistad e intereses comunes, como las bases militares que comparten en suelo español”, detalla la asociación.

En la misiva dirigida a Zarzuela y a Moncloa ASEMESA recuerda que EE UU impuso en agosto de 2018 un arancel del 35% a las importaciones de aceituna de mesa negra procedente de España tras varias investigaciones promovidas por el sector californiano. Como consecuencia de este gravamen, “la industria española de aceituna de mesa ha perdido el 70% de las exportaciones a EEUU en favor de otros países como Marruecos, Egipto y Turquía, entre otros”, situación de la que también se han beneficiado países comunitarios, como Portugal y Grecia, ya que el arancel sólo se aplica a España.

Durante los últimos años ASEMESA ha desplegado una intensa defensa del sector de la aceituna de mesa e, incluso, de la PAC, ya que, es necesario recordarlo, el arancel ponía en entredicho la legalidad de todo el sistema de ayudas a los agricultores comunitarios. Como consecuencia de la batalla legal emprendida, se han conseguido éxitos como la resolución del panel de la OMC, diversos fallos provisionales de la justicia ordinaria de EEUU o reducciones del arancel limitadas a pocas empresas y de manera provisional.

A pesar de lo anterior, a día de hoy, la mayoría de las empresas del sector siguen sufriendo el arancel del 35% o viven bajo la amenaza de que se les vuelva a imponer ya que la reducción conseguida, como ya se ha señalado, es provisional.

Recuerda ASEMESA que el coste gastado en abogados para la defensa del sector sobrepasa ya los 8,5 millones de euros, sin que tampoco haya recibido ayuda económica de la UE ni del Gobierno, con la salvedad de una aportación limitada del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Durante todo este tiempo, el sector ha dejado de exportar aceituna negra por valor de 170 millones de euros, según señala. 

A pesar de que EEUU aceptó la resolución de la OMC que declaraba ilegal este gravamen y decidió no recurrirla, ha mantenido el arancel y está “utilizando todas las artimañas posibles para no cumplirla”, por lo que, a juicio de ASEMESA, es muy importante “ejercer la máxima presión” por todos los medios posibles para que la Administración norteamericana actúe en consecuencia con lo asumido.

ASEMESA representa al sector desde hace más de 90 años, integrando a la industria dedicada a la elaboración, comercialización y exportación de la aceituna de mesa en España. Sus empresas asociadas proceden de Andalucía, Valencia, Cataluña y Extremadura y en total las operaciones de éstas superan el 70% de la facturación del sector. 

La Comisión Europea presenta la propuesta de reglamento sobre uso sostenible de productos fitosanitarios, que permite que los Estados miembros establezcan sus propios objetivos de reducción de uso de estos productos con el objetivo común de alcanzar un 50 % en 2030

La Comisión Europea ha presentado hoy la propuesta de reglamento sobre uso sostenible de productos fitosanitarios, en el marco de la Estrategia de la Granja a la Mesa, con la que actualizará la normativa aplicable a estos productos, que data del año 2009 (Directiva 2009/128).

Al optar por un reglamento, en lugar de una directiva, la Comisión Europea pretende reforzar la aplicación de la normativa. La propuesta establece la obligación de que los Estados miembros fijen objetivos de uso y reducción de productos fitosanitarios a nivel nacional, con arreglo a criterios comunes, de manera que, en el año 2030 se pueda alcanzar el objetivo de reducción del 50 % en el conjunto de la Unión Europea (UE).

La propuesta refuerza igualmente el empleo de la gestión integrada de plagas, ya recogida en la normativa de 2009, para fomentar el uso de medios de lucha alternativos a los productos fitosanitarios y el empleo de productos de menor riesgo.

En el marco del Plan de Acción Nacional aplicado conforme a la directiva europea actualmente en vigor, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) realiza una intensa labor de coordinación con las autoridades competentes de las comunidades autónomas, así como de información y cooperación con el sector para reducir el uso y el riesgo de los productos fitosanitarios y para fomentar el empleo de la gestión integrada de plagas. Fruto de esta labor, la evolución del uso y el riesgo de estos productos en nuestro país muestra una tendencia de reducción positiva.

De la misma manera el Ministerio señala en un comunicado viene apoyando el empleo de agentes de control biológicos en la lucha contra plagas y enfermedades, así como la extensión de las guías de gestión integradas a todos los cultivos.

El MAPA ha apostado por el fomento de la agricultura de precisión para la reducción del uso de productos fitosanitarios. Así, en el Plan de Recuperación Transformación y Resiliencia se contempla una línea de apoyo de 79 millones de euros para inversiones en agricultura de precisión y tecnologías 4.0.

El Ministerio valora que la propuesta de reglamento presentada hoy por la Comisión Europea se base en la evolución de los indicadores de riesgo armonizado con los que ya se vienen trabajando y que permita a los Estados miembros fijar sus propios objetivos de reducción, en base a criterios comunes, de manera que se tengan en cuenta sus propias particularidades y dar continuidad al trabajo realizado.

No obstante, existen aspectos de la propuesta que deben mejorarse en el procedimiento de tramitación en el seno del Consejo de la Unión Europea. Será necesario por ejemplo clarificar cómo se aplican determinados elementos. Aunque se mantiene el enfoque iniciado por la Directiva de 2009, la propuesta es demasiado compleja, por lo que será necesario hacer un esfuerzo de simplificación de algunos aspectos, asegura el Ministerio.

España participará activamente en el procedimiento de discusión y aprobación de esta tramitación de esta propuesta en el Consejo de Ministros de la UE y en el Parlamento Europeo para que su resultado permita mejorar la sostenibilidad de nuestras producciones agrarias, favorezca la rentabilidad de las explotaciones, y que nuestra agricultura mantenga la seguridad alimentaria para los ciudadanos, concluye.